Rastrillo "Traditional" R89 Grande Cromado de MÜHLE

¡Envío gratis!

Muhle

Compra arriba de $499.00 y obtén ENVÍO GRATIS

Descripción

Rastrillo "Traditional" R89 Grande Cromado de MÜHLE

  1. 1.- Maquinilla de afeitar - hoja clásica.
  2. 2.- Mango de metal con toques de metal cromado.

Dimensiones: 41 mm x 107 mm

Peso: 80 g

Material 

El material - Cromo

Sin cromo, el mundo perdería mucho de su brillo. Así se pone de manifiesto en el acabado utilizado en nuestros accesorios de afeitado húmedo: El material es resistente a la corrosión, proporciona una larga duración y, además, tiene un lujoso y fascinante lustre.

Cuando se combina y contrasta con los colores y las formas de las demás materias primas utilizadas, es cuando salen a relucir todas sus virtudes.

Aplicación

 

Afeitarse con un rastrillo clásico de afeitar requiere un poco de práctica. Además, la piel requiere de un poco de tiempo para acostumbrarse al afeitado. Así que te recomiendo seguir estos pasos durante los primeros afeitados de tu barba.

Humedece la zona de la barba, preferiblemente con agua tibia, cúbrela de espuma con un cepillo. Cuanto más tiempo se enjabona la barba, más fácil y suavemente se podrá cortar el pelo. Si es posible, utiliza una eficaz crema hidratante de afeitar o un jabón ya que esto permitirá que la hoja se deslice sobre la piel más fácilmente. Asegúrate de que el cabezal del rastrillo y el mango están firmemente unidos entre sí, pero sólo aprieta el tornillo en la medida en que se puede desenroscar sin demasiado esfuerzo.

Esto garantizará que la hoja se apoye en el ángulo correcto. Ahora comienza con el afeitado. Mantén el rastrillo de afeitar en un ángulo obtuso a la piel (aprox. 30°). Comienza con las mejillas y permite que la maquinilla de afeitar se deslice sobre la piel, ejerciendo una ligera presión. Aféitate siempre en la dirección del crecimiento de la barba. Al afeitarte el cuello, estira bien la piel con la mano libre. No te desanimes por pequeños cortes o abrasiones. Rara vez volverán a ocurrir una vez que te hayas familiarizado con el rastrillo de afeitar clásico.